MARI Y EL AKELARRE MALDITO

MYTHOLOGICAL REAL GAME

EGUZKILORE

Eguzkilore

Cuenta la leyenda que al inicio de los tiempos, cuando los hombres comenzaron a poblar la tierra, no existían ni sol ni luna y se encontraban inmersos en una gran oscuridad, asustados por numerosas criaturas, como dragones, brujas, caballos voladores genios, etc.

Finalmente en su desesperación decidieron pedir ayuda a AMALUR (madre tierra). Ante la insistencia AMALUR les dijo: “Hijos mios, pedís ayuda y os la ofreceré. Crearé un ser luminoso al que llamaréis ILARGI(luna)”.

Así, AMALUR creo la luna, que con su brillo pálido iluminó la noche. Al principio los hombres no se atrevieron a salir pero, al ver que los genios malignos huían de la luz de ILARGI, salieron a celebrarlo.

Ocurrió que el susto de los genios no duró para siempre y, poco a poco, se acostumbraron a su luz y no tardaron en volver a salir de sus simas y acosar a los humanos. Los hombres acudieron otra vez a AMALUR pidiéndole algo mas poderoso. 

 

“AMALUR. te estamos muy agradecidos porque nos has regalado a la madre luna, pero necesitamos algo más poderoso puesto que los genios no dejan de perseguirnos”. – “De acuerdo -dijo AMALUR” crearé un ser todavía más luminoso que llamaréis

EGUZKI Y AMALUR creó el Sol. De esta forma, el sol iluminaría el día y la luna la noche.

Era tan grande, luminoso y caliente que incluso los hombres tuvieron que acostumbrarse poco a poco. Gracias a su calor y luz, crecieron plantas y aún más importante, los genios y las brujas no pudieron acostumbrarse a la gran claridad del día y desde entonces solo pudieron salir de noche. Pero, los hombres acudieron otra vez más a AMALUR para pedirle protección durante la noche, ya que de noche seguían saliendo los genios para acosarles. Y entonces fue cuando AMALUR creó una flor tan hermosa que, al verla los seres de la noche creerían que era el propio EGUZKI y huirían aterrados.

 

* SOLO SI, OBTENEIS EL EGUZKILORE EN EL JUEGO, CONSEGUIREIS ESQUIBAR A LAS ALMAS EN PENA Y TENER UNA VIDA EXTRA.

Lauburu

Antes del actual lauburu los vascos conocieron otros símbolos semejantes. Pero mientras aquellos representaban un sol quieto, el lauburu representa un sol en movimiento, del cual estaba extendida la creencia de que dicho sol tenía poder contra la influencia del mal.

Según la leyenda: Otso utilizaba éste lauburu como medallón cargado con la fuerza de "Mari" contra los poderes oscuros de Herensugea (una especie de dragón) y las Lamias . La variedad de esvásticas rectas y curvadas no son exclusivas de Euskal Herria, ya que aquí resalta la forma de esvástica curvilínea de brazos redondeados, que se asemejan a algo parecido a un trébol de cuatro hojas.

 

SIGNIFICADO:

Los vascos desde antaño han considerado el lauburu como el principal símbolo del sol. El lauburu significa cuatro cabezas. Las cabezas de la vertical representan a la expresión femenina (emocional y perceptiva) o los elementos del fuego y del agua. Por su parte, las cabezas horizontales simbolizan la energía masculina (mental y física) o los elementos aire y Tierra.